4 – La Escuela de Mujeres

Enviado originalmente el 13 de Agosto de 2023

Probablemente cuando leas estas líneas me encontraré profundamente sumergida en el retiro retomando nuestro placer de la Escuela de Mujeres.

Hace ya años que acompaño como asistente a los retiros a mi querida amiga Myriam Peña.

Fue través de acompañar a Myriam y su tremenda confianza en mí donde comenzó a brotar la semilla de dos talleres a los que les tengo mucho cariño, El Canto de la Zorraloba y el Burdelito de las Diosas, que también hoy es una de las valiosas piezas de EroticFullness. 

Myriam es pedagoga de profesión y sus retiros están enfocados en compartir contigo todo lo que ha aprendido y alquimizado en ella referente a la sexualidad femenina que te aseguro que son “canela en rama”.

De su mano me he dado cuenta de muchas cosas, y tambien he aprendido mucho, especialmente en relación a mi puesto de asistente y cómo ocupar mi lugar y acompañar a otras mujeres en el camino de descubrir su erotismo.

A Myriam y todo lo que ofrece en la Escuela de Mujeres, así como su libro La Mujer oceánica te los recomiendo a ojos cerrados.

Soy una super fan de sus retiros. En todo este tiempo he participado en todos, excepto uno de ellos, y fue por un buen motivo (la boda de mi prima en la Isla de Pascua).

Como la más repetidora de todas, te puedo decir que siempre hay algo que puedes aprender, pues no se trata únicamente de poner en práctica las técnicas y conocimientos que ella generosamente nos comparte. También se trata de que la nutrición y el autoconocimiento que generan estos espacios con el grupo son una de las herramientas más poderosas. El grupo nos permite vernos en el reflejo de las relaciones (una pieza fundamental en el erotismo compartido) donde cada una de las mujeres que asistimos aportamos consciente o inconscientemente la riqueza de nuestra auténtica medicina que está tejida de las experiencias esencialmente únicas e irrepetibles del camino que ha recorrido hasta entonces cada una.

En cada retiro me vivo profundamente maravillada de ser testigo de cómo Myriam pone al servicio de la vida sus maravillosos dones para acompañar a cientos y cientos de mujeres.

Y también me siento profundamente agradecida de ver y experimentar en cada retiro la capacidad que tenemos de continuar encontrando perlas y más perlas de sabiduría guardadas en nuestro interior al servicio de nuestro camino.

Si ha día de hoy no conoces la Escuela de Mujeres te invito a que entres en su página.

Y si ya has participado en alguno de sus retiros, y resuenas con este pozo de perlas que hay en tu interior, ojalá te puedas regalar nuevamente volver a beber la medicina de sus retiros.

Con Amor,

Ingrid.

Deja un comentario