8 – Los Lenguajes Eróticos

Enviado originalmente el 11 de Septiembre de 2023

Hola querida lectora,

En la última noche de los retiros de una formación de Sexualidad, surgió una pequeña fiesta improvisada entre unos cuantos compañeres de la formación. Me referiré en adelante con el término compañere, por respeto a una de las personas asistentes en ésta experiencia que se identifica con el género neutro.

Entre las personas asistentes había una persona muy conocida en el ámbito del tantra que en su furgoneta andaba trayendo una caja llena de plumas, cuerdas, pañuelos, vendas, etc…

Dentro de los compañeres de la formación también había una pareja a la que le tengo mucho cariño que están especializados en practicas de BDSM, e inspirados por la presencia de las cuerdas nos invitaron a atarnos a quienes quisiéramos explorar. Mi impulso y confianza por las personas asistentes me animó rápidamente a sumarme a las personas que queríamos jugar.

Me ataron junto a 3 personas más. Une de les compañeres nos preguntó si nos queríamos vendar los ojos. Una vez los ojos estaban vendados comencé a respirar y abrirme a la experiencia, con ello comencé a sentir una serie de tactos maravillosamente variados en todas aquellas partes de mi piel que permitían ser acariciadas.

No recuerdo cuanto tiempo exploramos de esta manera.

Lo que sí recuerdo claramente era la sensación de éxtasis que recorrían todo mi Ser producida por una bendita mezcla de las sensaciones de la música, los aromas y las variadas velocidades del tacto de las diferentes texturas al entrar en contacto con mi cuerpo.

Al terminar la noche, une de les compañeres que llamare A, y que ya conocía los Lenguajes Eróticos, me expresó:

-¿Sabes que eres súper energética?

Me quedé un poco extrañada y confusa en cuanto a qué se refería. Por un lado siempre he creído que la energía se manifiesta de muchas maneras, pero “Ser energética” era algo en lo que no me había detenido a pensar hasta ese momento.

Como ya era tarde simplemente le respondí:

-Ah no se… yo creo que si. – Y me fui a dormir.

Al día siguiente en el desayuno coincidió que estábamos en la misma mesa A y otre compañere. A lo que la otra compañere le estaba comentando.

-¡Yo me quede flipando cuando hacías eso con Ingrid, que pasada! – Entonces curiosa le pregunté:

-¿Qué cosa hacia conmigo? – Nuestre compañere respondió:

-Pues A movía las manos como si te acariciara, pero no te tocaba directamente, tenia sus manos alejadas de tu cuerpo, pero tu cuerpo respondía tal cual como si lo estuvieran tocando. – Entonces A me comenta:

-Por eso te decía que si sabias que eres Súper Energética…

Ésta experiencia fue todo un descubrimiento que significó un antes y un después en la comprensión de mi plenitud erótica, fue una pieza que completó todo el puzle para comprender una serie de cosas de mi erotismo de las cuales no era consciente, y que confieso que hasta entonces consideraba bastante satisfactorio, sin embargo este solo clic abrió una deliciosa puerta aún mas gozosa.

A partir de ese momento, me puse de lleno a investigar los conocimientos de la investigación de Jaiya y a curiosear junto a mi pareja sobre este aspecto erótico. Cada vez que ambos investigábamos y comprendíamos más, comenzamos a darnos cuenta y por fin a poner nombre a una de las claves que nos había permitido mantener nuestro erotismo enormemente encendido como pareja en estos 20 años de relación.

Por ello mi deseo es poder compartir toda esta experiencia que tenemos y lo que he descubierto a través de los Lenguajes Eróticos contigo, y con el mundo.

Con amor y gratitud.

Ingrid

Deja un comentario