9 – El Desierto y la excitación

Enviado originalmente el 18 de Septiembre de 2023

“La sexualidad es parte de la naturaleza, y yo me llevo de maravilla con la naturaleza”

Marilyn Monroe

Hola querida lectora,

Desde muy niña me ha gustado mucho observar la naturaleza. Yo nací en el desierto de Atacama, el desierto más árido del mundo, uno de los lugares donde hay más escasez de fuentes naturales de agua dulce y ausencia de precipitaciones, y con ello en general encontrarás muy poca flora y fauna. Sin embargo, puedes gozar de uno de los cielos más nítidos del mundo que te ofrece una gran riqueza para observar el cosmos.

También te regala unos hermosos atardeceres, el canto del viento, la fuerza del sol, y tantísimas cosas hermosas que solo la naturaleza del desierto te puede ofrecer y que me nutrieron e inspiraron y aún lo hacen a pesar de la distancia y el paso de los años.

Yo tengo esta mirada con el desierto, sin embargo hay otras miradas a las que la aridez no gusta para nada, consideran que el sol es exasperante y el viento muy desagradable.

Como puedes deducir, la mirada hacia la belleza de la naturaleza puede ser muy variada. Todo depende del ojo interno del observador.

Esta variada mirada del ojo interno, a veces se puede traducir en una idealización de “vivir en la naturaleza” que yo también tenía años atrás cuando me sentía separada de ella, al no reconocer la naturaleza de quien soy.

Hasta que me di cuenta que solo la mirada erótica del ojo interno me podría conectar a ella. Así paso a paso comencé a conectar con mi propia naturaleza, y con ella a conectar nuevamente con el goce que me daban los cielos más nítidos del mundo y la gran riqueza de observar el cosmos dentro de mi.


Cuando sientes una verdadera conexión con la naturaleza de quién eres y de tu cuerpo, comienzas a reconocer tus propios deseos y a sentir la excitación de vivir tu propia vida, más allá del lugar donde vivas o estés. Pues lo que nos permite disfrutar de la naturaleza, no es la idea que tenemos de ella, sino más bien la mirada erótica interior. O sea el ojo interno con el que observamos.

Si tu ojo interno está suficientemente agudo y despierto a la Naturaleza de quién eres (y no a la idea que tienes de ti), tendrás la capacidad de captar la belleza de la naturaleza allí donde vayas, incluso en medio de una gran ciudad”.

¿Te resuena?

Los Lenguajes Eróticos tienen que ver precisamente con esta comprensión de tu propia naturaleza, de reconocer tu esencia erótica, cual es tu propio cableado, dónde nacen tus deseos y se enciende tu excitación. Vayas donde vayas.
Tener conciencia de quién eres, de tus aspectos de luz y aspectos de sombra erótica es clave a la hora de impulsar y propulsar tu vida o ser un freno, un inhibidor o una sombra inconsciente de carga en ella. Pues si no reconoces estos aspectos en ti, lo más probable es que te sientas perdida y desconectada de la naturaleza, pues como sabiamente dice Marilyn; “La sexualidad es parte de la naturaleza”.

Querida lectora, me pregunto si en tu día a día te regalas momentos de conexión con tu propia naturaleza, observar quién eres sintiendo tu presencia, tu respiración, tu voz, tu movimiento, tu tacto…

Esta semana te motivo a hacer esta pequeña práctica diaria en el momento que más te acomode, quizás antes de ir a dormir.

Date un minuto de escanear tu cuerpo de los pies a la cabeza.

Pregunta a cada parte en la que te detengas ¿Cómo me siento ahora mismo?¿Qué necesito?

Regálale a cada parte de tu cuerpo lo que sientas que necesite.

Deseo de corazón que te sirva.

Con amor,

Ingrid

Deja un comentario