<<Volver a Herramientas

Conocer mejor tu sistema nervioso autónomo

Esta práctica nos ayuda a poder entender mejor las experiencias de la vida desde los tres estados de activación de nuestro sistema nervioso autónomo (lucha-huida, disociación y seguridad)

Tomar conciencia del estado de activación de tu sistema nervioso y regularlo de forma consciente es una habilidad que se puede entrenar, y hace falta práctica para este entrenamiento.

Desarrollar esta habilidad te ayudará a mejorar tus experiencias en la vida y en tu vida intima, y te dará una conciencia más profunda.

Te invito a poner atención a los tres estados de activación de nuestro sistema nervioso:

Lucha-Huida: Pon atención en tu día a día, en que momentos sientes que la energía de lucha o huida se despierta en ti. Que situaciones despiertan una sensación de inquietud que incluso te abruman, que no quieres estar allí, o que estas a la defensiva (sientes tu energía como si estuvieras a punto de rebosar)

Disociación: Pon atención en tu día a día en que ocasiones tienes la sensación de desconexión, de colapso. No tienes suficiente energía. Por ejemplo en una habitación llena de gente puedes notar como si tuvieras un escudo que te separase de los demás, una sensación de que puedes verlos pero no alcanzarlos. Puede parecer una sensación de depresión.

Seguridad: Pon atención en tu día a día, cuales son los momentos en que sientes el flujo de la energía como estar en casa, esa sensación de que todo esta bien, no es maravilloso ni perfecto, pero esta bien. Te sientes a gusto. El mundo es lo suficientemente seguro y puedes navegarlo con facilidad.

Al finalizar el día, te invito que hagas mentalmente un recorrido por todas estas sensaciones experimentadas en tu día, y dejes entrar la sensación de la energía de Seguridad, da vida a ese momento y deja que te llene, desde tu interior hasta tu piel. Y cuando lo sientas completamente vivo en ti, comienza a describirlo en tu diario, cuaderno o papel.

Repite cada vez que quieras y puedas, recuerda que esta es una habilidad que se puede entrenar, y hace falta práctica para este entrenamiento.

A medida que más practiques, tendrás más conciencia de lo que sucede en tu cuerpo y con más naturalidad iras llenando tu día a día de la sensación de seguridad.

Y con el paso del tiempo, verás que tendrás la capacidad de elegir con mayor facilidad entre lo que te suma y de lo que te resta.

Deja un comentario