<<Volver a Herramientas

Empujes y Balanceos Pelvianos

Los empujes pelvianos se pueden hacer tanto tumbado como de pie. Para efectuarlos de pie, colocamos los pies separados a una distancia igual a la anchura de los hombros y suavemente, pero con firmeza balanceamos o inclinamos la pelvis de atrás hacia adelante, sin mover ninguna otra parte del cuerpo.

En posición tumbada, subimos las rodillas y balanceamos o inclinamos las nalgas lentamente hacia arriba y hacia abajo, de modo que sea la única parte del cuerpo que se despegue del suelo.

Lo efectuamos a un ritmos que nos sea cómodo, y lo repetimos unas 20 veces. Mantenemos los demás músculos relajados, y la respiración uniforme. Si queremos practicar estos empujes pelvianos al andar, empujamos la pelvis hacia adelante en cada paso.

Los balanceos pelvianos son similares a los empujes. Tanto en posición tumbada como de pie, desplazamos las caderas en un movimiento de balanceo continuo.

Si nos cuesta dominarlo, podemos probar utilizado un hula hoop. Debemos practicar los balanceos a diferentes velocidades y también lo mas lentamente posible. Combinamos los empujes con los balanceos e intentamos hacer que el placer dure más.

Del libro Los Secretos de la Sexualidad Total, de David y Ellen Ramsdale

Deja un comentario