<<Volver a Herramientas

Reconociendo la energía vital

Esta practica esta destinada a que aprendas a distinguir la necesidad de NO HACER NADA para cargarte de energía, de querer “no hacer nada” por estar baja/o de energía.

Para ello requieres encontrarte en el punto de querer no hacer nada.

Cuando te sientas así, te invito a escuchar tu cuerpo, como se siente en ese momento. Y preguntarte ¿Qué es lo que necesito?

Escucha tus respuestas, y te aliento a que te lo des. ¿Necesitas dormir muchas horas? Encuentra un día que no tengas compromisos y regálate ese sueño profundo.

¿Quieres quedarte todo un día viendo tu serie favorita? ¡Hazlo! ¿Quieres quedarte todo un día mirando Intagram? ¡Hazlo!

Cualquiera que sea ese deseo que sientas, te invito a que te des el tiempo y el espacio y lo realices.

Una vez lo hayas realizado, la clave esta en los resultados de la experiencia.

Observa si una vez haz cumplido lo que te has propuesto, te sientes lleno de entusiasmo, energía y vitalidad. O por el contrario, sientes que necesitas más.

Si te sientes llena/o de energía y vitalidad, ¡Ole! Te felicito, has sabido escuchar el deseo profundo que tenias en ese momento.

Si por el contrario, te sientes vacía, con ganas de continuar días y días estirada en la cama. Te invito a que profundices en la escucha, preguntándote si lo que has elegido ¿Era para conectar contigo misma o mas bien para desconectar de algo?

En mi experiencia las necesidades de mi alma se suelen cubrir con cosas tan simples como ir a la naturaleza, estirarme recibiendo los rayos del sol, darme un baño en el mar o en el rio. Poner una música que me mola y bailarla, hacer deporte, respiraciones de activación, etc.

Las necesidades de mi mente, suelen implicar un hambre voraz de cosas externas. Comer cosas sin un hambre real de mi cuerpo, mirar Instagram, o cualquier cosa con la que se entretenga mi mente, etc.

Si, es muy obvio y muy simple mi querida y querido lector, en lo simple muchas veces encontramos grandes resultados. Vivimos en una sociedad que nos hace creer que la vida es complicada. Sin embargo si observas la naturaleza, puedes ver que en realidad no es así, hasta en lo más simple hay un sentido. Te invito a experimentarlo, estaré encantada de leer tu experiencia. Compartir lo que nos hace bien es una gran medicina para todos.

Deja un comentario